Lo primero y más importante de todo, antes de dar mi pequeño discurso de transición, es avisar de que ha cambiado la dirección del feed, y que el nuevo es (y será) este.

Han cambiado muchas cosas en pocos años últimamente en la web. Ahora, el HTML5, el responsiveness (¡responsividad suena raro!) y demás mitología digital han sorprendido con el paso cambiado a muchos sitios web como el mío, haciéndonos parecer algo incipientemente obsoleto. Yo solía maquetar desde cero hasta el último detalle de todos mis diseños hasta ahora, gracias al XHTML y el CSS que aprendí hace como diez años, y podía haber seguido aprendiendo y reciclándome para continuar esa tradición, pero he aprendido a delegar, si es que acaso es la palabra más adecuada en este caso.

“Voy a dejar esto a los que saben ahora, y voy a concentrarme donde verdaderamente quiero concentrar mis esfuerzos”, sería una frase que lo puede resumir todo bastante bien.

Hacía tiempo que este blog necesitaba ese cambio, y ahora que casi toda mi capacidad de aprendizaje está abducida en el mundo del los gráficos por ordenador (3D, CGI, como lo quieran llamar), he decidido modernizar un poco esto con WordPress y un diseño “responsive” que haga cómoda su lectura en cualquier dispositivo.

Así que, ¡Queda inaugurada la nueva etapa de Giingo!

http://giingo.org/blogimages/thunarcustom.jpg

XFCE, el entorno de escritorio que uso desde hace más años de los que puedo recordar, posee un gestor de archivos potente y ligero que se llama Thunar, y su capacidad de poder añadir acciones personalizadas multiplica sus posibilidades.

Para despertar un poco del aletargamiento que padece mi blog (que sus motivos tiene, y trascenderán en su momento) voy a compartir una serie de acciones personalizadas que he ido configurando a lo largo del tiempo, y que me ahorran mucho tiempo y me son tremendamente útiles.

Continue reading

http://giingo.org/blogimages/nikon3dgiingo.org.jpg

Me ha costado un poco más de lo que tenía previsto, debido a la inesperada complejidad de las partes interiores, pero ya puedo dar por finalizado el modelado y aquí está el resultado.

La dificultad inesperada ha surgido ante la cantidad de piezas interiores y la complejidad de muchas de ellas, añadido a que, modelado “en el aire” sin planos ni esquemas, los anclajes, tornillos, agujeros y prominencias de todas las piezas deben encajar entre sí.

El propósito de modelar también todo el interior, es hacer una infografía en vídeo que quede atractiva visualmente, del despiece progresivo.

Actualizado 8 Junio 2015: ya está también acabado el vídeo final del proyecto.

http://giingo.org/blogimages/awesomebump.jpg

Llevaba mucho tiempo esperando una noticia como la que leí hace un par de semanas en Blendernation. Descubrí AwesomeBump, una herramienta de código abierto para realizar mapas de texturas en Linux. El mapeo de texturas es una tarea fundamental al trabajar en 3D y el uso de ese tipo de texturas es decisivo en el realismo y la credibilidad de las escenas; a veces incluso en la simplificación del trabajo de modelado.

No es que antes no existieran herramientas, de hecho hace tiempo que existe el plugin Normalmap para GIMP o la aplicación InsaneBump, pero ambos me parecen toscos de utilizar y ninguno se acerca a la simplicidad y la potencia de CrazyBump, probablemente el mejor programa de este tipo pero lamentablemente solo disponible para OSX y Mac.

AwesomeBump se acerca bastante al nivel de CrazyBump, y además es nativo para Linux y no menos importante, es de código abierto. Puede generar mapas de normales, de relieve, de especularidad y de oclusión, a partir de una imagen corriente, y todo a base de GPU, de modo que resulta muy rápido y cómodo de usar porque además los parámetros se pueden alterar en tiempo real.

Esta es una presentación en vídeo de la actual versión 2.1 de la aplicación.

http://giingo.org/blogimages/nikon_wip.jpg

La reconstrucción del objetivo fotográfico Nikon AF 28-70mm está resultando un reto inesperado. Por un lado, la parte exterior, gracias a las herramientas de modelado que ya conozco de Blender, no resultó excesivamente difícil de realizar. La parte complicada (o compleja, podemos decir) es la interior. Está llena de piezas de formas irregulares que además, deben encajar perfectamente entre sí en el espacio 3D. Y eso es lo que está resultando verdaderamente un nuevo reto, teniendo en cuenta que no tengo esquemas con medidas ni blueprints, y que la reconstrucción digital que estoy realizando, es totalmente “artesanal” teniendo en cuenta que solo uso mi ojo y las fotografías de referencia que voy tomando.

Lo bueno es que todo ese tiempo y esfuerzo merecerán la pena porque aunque ya tengo varios trabajos de hard surface, en este caso quiero darle algo más de vida realizando una infografía animada del montaje, y el resultado puede acabar siendo muy interesante.

Haworthia tessellata

Es una de las haworthias más especiales de mi colección, y aunque ya tuvo una pequeña aparición, se merece sin duda una entrada propia.

Como el resto de sus compañeras, pide poco y da mucho, y además, posee ese característico y bello dibujo en sus hojas que la diferencia de las demás. Como además tiene mucha facilidad para reproducirse, tengo una gran familia de ellas repartida en varias macetas, aparte del ejemplar de mi colección, que aparece en la imagen.

Con la inminente llegada de la primavera, tengo la intención de retomar esta serie de mini artículos, que dan el protagonismo que se merecen cada una de las plantas de mi jardín.

No suelo escribir sobre sobre noticias o sucesos, pero, por alguna razón, el atentado de París contra la redacción de la revista Charlie Hebdo, me ha tocado de cerca. No voy a conseguir decir nada nuevo sobre el tema, que no se haya dicho y publicado ya (ni lo pretendo), pero quedarme mudo con este tema me deja muy mal sabor de boca, así que desde aquí mi ánimo y mi absoluto apoyo a los valientes de Charlie Hebdo, y a todos los profesionales del humor en general.

#JeSuisCharlie

Un viaje relámpago a Barcelona me brindó, el sábado pasado, la oportunidad de asistir al seminario de modelado de personajes para animación que impartía Sergi Caballer en la escuela Digital Rebel.

Es una lástima que, acostumbrado a fotografiar eventos, olvidara hacer una foto en condiciones para ilustrar este post, y tenga que usar esta deslucida imagen, pero me quedo con la enriquecedora experiencia de la charla y bastantes apuntes.

Aunque ya había hecho alguna prueba de modelado de personajes con Vera o con Felipe, aún estoy comenzando en este área y ha resultado extremadamente interesante y enriquecedor conocer la experiencia de Sergi con su trabajo en los estudios de animación de Disney, desde el punto de vista más técnico.

Quedo encantado con la experiencia y con muchas ganas de seguir este camino el año que viene.

Después de algo más de dos meses, y después de aplazamientos del tipo “¿y si además le pongo esto?”, doy por finalizado el modelado 3D con Blender de este proyecto personal.

Tal y como comentaba hace un mes, mi objetivo, aparte del proyecto en si, es aprender técnicas nuevas, y en este caso he avanzado en algunos aspectos.

Algunas prácticas las he empleado por primera vez, como la simulación de fuego y humo, la combinación de físicas (simulación de tejidos con viento y emparentados a objetos móviles), he aprendido a simular el vaivén de un barco sobre el mar, y sobre todo he empezado a usar bocetos para la planificación de escenas complejas, porque este proyecto es hasta ahora el más complejo que he realizado.

Todo lo que me queda ahora es acabar de renderizar las secuencias del montaje de vídeo que siempre hago, y sacar más imágenes de otros puntos de vista de la fortaleza.

Editado 8 enero 2015: Ya está listo el vídeo final aquí.

Escritos para desocupados es uno de los libros más inspiradores que he leído últimamente. Me gusta mucho el estilo de escritura de Vivian Abenshushan, su autora, que convierte un denso ensayo de 300 páginas en un manjar para el cerebro y un exquisito pasatiempo.

Descubrí este libro el pasado mes de agosto a través de Yorokobu, una de mis lecturas online predilectas. El nombre del artículo era revelador: “Mate a su jefe”, que parafraseando uno de los capítulos de del libro, presentaba la obra a través de una oportuna e ilustrativa entrevista a su autora.

La buena noticia es que la autora, fiel a sus principios (los cuales admiro) decidió poner el libro en libre descarga en la web Escritos para desocupados (ahora mismo no está online, no sé por qué), y la no tan buena es que el único formato disponible era el PDF preparado para impresión, porque habría sido una gozada poder leerlo en un formato como el epub.

Recordando la definición con la que se describe el propio libro, “Escritos para desocupados es una colección de ensayos breves, vagabundos y heréticos, entregados abiertamente al proselitismo de una nueva forma de vida: la vida ociosa”.

Y para reafirmarme en admiración por este libro, apenas me basta recordar uno de sus párrafos más citados:

¿Siente usted que trabaja cada vez más y tiene cada vez menos (tiempo, dinero, deseo, ímpetu)? ¿Cree que sus vacaciones son demasiado cortas o demasiado caras o demasiado aburridas? ¿Ha sentido, al menos una vez en la vida, el deseo de llegar tarde al trabajo o de abandonarlo antes de hora? ¿Es usted un trabajador autónomo (un free lance) y cada mes su vida pende de un hilito? ¿Ha pensado que las horas que tarda en desplazarse al trabajo y en regresar a su casa podría emplearlas en hacer el amor? ¿Aborrece a su patrón? ¿Cuántas veces le ha ocurrido que, incluso estando fuera del trabajo, sólo puede pensar en el trabajo? ¿Sospecha usted que aun si trabajara los domingos nunca tendrá una vivienda propia? ¿Cuántas veces ha deseado estampar en la cabeza de su jefe el recibo de su salario? ¿Desea abandonar su empleo pero teme dar un salto al vacío o quedarse sin jubilación? ¿Se pregunta si tiene remedio todo esto? ¿Qué puede hacer? ¡Pare de sufrir! MATE A SU JEFE: RENUNCIE.

Semejante párrafo puede sonar a apología del desorden y la anarquía, o un llamamiento a la destrucción de la ¿armonía? del sistema que conocemos, pero merece la pena bucear en sus páginas. Me tomé mi tiempo para leerlo, casi haciendo honor al argumentario del propio libro, porque quise reservarle las mejores horas de mi tiempo libre, que hoy día son bastante escasas, y es de los pocos libros que al acabarlos me dejan con ganas de más. No es que leerlo haya supuesto una epifanía personal ni que haya tomado su contenido como nueva doctrina, pero es sin duda una obra que rompe el grueso cristal que muchas veces nos separa de la realidad (sí, la de verdad).