Monthly Archives

junio 2008

VirtualBox, o cómo tener Windows sin tenerlo

virtualbox

Fue tratando de ayudar a una persona a hacer funcionar Adobe Photoshop en Linux como llegué a esta maravilla del software. Tras desistir de lo “complejo” que era hacerlo funcionar desde Wine, se me ocurrió volver a intentar la virtualización en Linux, dado que tiempo atrás había hecho un primer intento usando Qemu con buen resultado pero pésimo rendimiento.

VirtualBox es una aplicación multiplataforma y con una versión libre disponible de cliente y servidor que además posee una interfaz gráfica muy parecida a la de VMWare desde la que cómodamente se puede crear una imagen virtual y posteriormente instalar un sistema operativo dentro a partir de un CD-ROM físico o bien un archivo de imagen de CD.

La gran diferencia de VirtualBox con respecto a mi primera experiencia con la virtualización no es sólo su agradable interfaz gráfica, sino sobre todo su excepcional rendimiento, que cuesta diferenciar bastante del que se obtiene al ejecutar el sistema operativo de forma nativa. ¡Qué demonios! ¡Juraría que hasta la instalación era más rápida!. Y después de esto sólo me queda enumerar sus particularidades:

– El sistema operativo (en mi caso Windows) accede al hardware a través de VirtualBox, de modo que en principio sólo puede acceder a los recursos que puede ofrecerle. Yo he conseguido de primeras que acceda a la unidad de CD, a la red y al sistema de sonido, pero no a los dispositivos USB ni a particiones del disco duro.

– El archivo de imagen donde se instalará virtualmente el sistema operativo puede ser expandible dinámicamente o de tamaño fijo. También se puede limitar artificialmente la cantidad de memoria (de RAM y de vídeo) que percibirá el sistema operativo huésped.

– Para capturar el puntero y para sacarlo se usa por defecto la tecla control derecha.

Vaya, que con este rendimiento, no merece ni la pena tener una partición para Windows, de hecho incluso es mejor tenerlo virtualizado porque así siempre que se vaya a pique (que todos sabemos que Windows se acabará fastidiando) puedes tener una copia de la imagen virtual para restaurar, y santas pascuas. ¡Y yo rompiéndome la cabeza con Wine para poder ejecutar mis queridísimos juegos Worms y Carmageddon!.

Lo dicho, fácil, rápido y para toda la familia.

Somostrafico.com: primeros 30 días

El día 1 de Mayo, coincidiendo con la masa crítica extraordinaria de Murcia y la asamblea ConBici, saqué a la luz un nuevo proyecto personal: somostrafico.com. Un foro de Internet donde poder reunir a todos los entusiastas de la bicicleta que se encuentran un paso más allá del deporte o el ocio y que ven en su ‘pequeño’ vehículo todo un medio de transporte y… ¿por qué no?, también una forma de vida.

La motivación nace principalmente, amén de contribuir activamente al fomento de la cultura de la bicicleta, a la incipiente cantidad de lugares en Internet con mucha y muy buena información sobre el tema frente a una escasa o inexistente comunidad bien formada, sólida, fuerte y centralizada.

Si bien existían comunidades más grandes o más pequeñas (sobre todo listas de correo), no existía ningún foro que centralizara claramente a toda una comunidad. Y hablo de foro porque creo que ahora mismo es la plataforma más versátil y sobre todo eficiente para comunicación en diferido de comunidades en Internet, obviando que las redes sociales como facebook, msn spaces o myspace para mí no eran opciones pues siempre dependen de un último administrador externo y son poco versátiles, manejables y escalables para este caso.

Así pues, quería conseguir un punto de encuentro que sirviera para centralizar esfuerzos, para charlar, para organizarnos mejor, coordinar masas críticas y hablar de ellas, comentar la actualidad de la bicicleta, debatir sobre seguridad vial, aprender y enseñar el mantenimiento y mecánica y… ¿por qué no?, también para conocer gente afín de este mundillo. Así hasta el largo etcétera que os podéis imaginar.

Un mini-balance de lo que ha sido el primer mes de vida se podría resumir en más o menos lo siguiente:
Continue Reading