Monthly Archives

febrero 2016

Estrenando mi nuevo 50mm

hchloracanta50mm

A pesar de la fotografía que ilustra esta entrada, el ejemplar de Haworthia chloracanta (que no es la primera vez que aparece) solamente es una mera excusa para probar mi nuevo objetivo, un Nikkor 50mm f/1.8G AF-S. Hacía bastante tiempo que no hablaba de fotografía, y aún más tiempo que no hacía ninguna adquisición relacionada, y la ocasión lo merece.

El 50mm es tradicionalmente la primera compra por excelencia de muchos fotógrafos tras haber comprado la primera cámara, porque su precio lo hace una elección fácil para comenzar a crear un incipiente equipo de fotografía, y además al ser de focal fija ofrece mayor nitidez. Como colofón, tiene una maravillosa apertura de f/1.8 para jugar y jugar.

Mi caso es al contrario, ya que en los últimos diez años he tenido todo tipo de objetivos (grandes angulares, normales, teles, etc.) y accesorios variados, y algo tan común como este 50mm es lo último que ha acabado llegando a mi armario. Ahora toca sacarle el partido que se merece.

Protagonista de hoy: Adromischus herrei

aherrei

Adromischus herrei

En este espacio he hablado mucho de haworthias, mi género predilecto de suculentas, pero muy poco del género Adromischus, mi otro gran preferido. Adromischus es un género de la familia Crassulaceae, que tiene formas, tamaños y colores fascinantemente extraños y variados. Entre las ocho especies que tengo ahora mismo en mi jardín actualmente, Adromischus herrei (en realidad Adromischus marianae var. herrei, al ser una de las dos subespecies de A. marianae) es una de mis joyas de la corona.

Durante mucho tiempo anduve detrás de un ejemplar de esta especie, y finalmente lo logré hace un año. Hoy forma parte de mi pequeña familia de adromischus, y espero que durante mucho tiempo más.