Browsing Tag

Pensamiento

Mi aventura con el libro electrónico

Hace ya algo más de dos meses que he salido de las cavernas del libro de papel y disfruto de las cantadas virtudes del libro electrónico. Quería esperar este tiempo para no verme influido por la emoción de la novedad, y reflexionar con algo de objetividad. Conociendo mínimamente el panorama actual, como era de esperar el salto no ha sido completamente triunfal, pero merece la pena destacar algunos puntos.

El principal escollo ha sido el maldito DRM, invento diabólico de Adobe Systems, pensado en la teoría como sistema de protección para evitar la difusión ilegal de las obras de los autores, pero en la práctica un embudo de ventas para los autores y una molestia sobre-intervencionista para los usuarios (porque para la cultura somos lectores, pero para la industria somos usuarios, creo importante reseñarlo).

Por simplificar un poco la reflexión con un ejemplo, si yo me compro un Kindle solo puedo comprar libros legalmente en la tienda Amazon, y lo mismo si tengo un lector Sony (es mi caso, de hecho) no puedo comprar ningún libro legalmente que lleve DRM salvo que sea en la tienda de Sony. Y así puedo nombrar decenas de combinaciones de ejemplo.

Continue Reading

Reformas

cantabella

Murcia, mi ciudad, luce desde que comenzó el año salpicada de diversas vallas publicitarias con las obras de la exposición «Reformas» de la artista Cantabella. Inicialmente me enteré via Facebook pero hoy por fin he encontrado una de ellas por casualidad, en la carretera de Santa Catalina a medio camino entre la plaza del Charco y el Reguerón, y he querido ilustrarla aquí (valga la redundancia).

Lo sorprendente de la situación, y en parte el motivo de querer compartir esta reflexión, no es mi admiración por su obra, sino la situación de represión en España haya llegado a tal nivel de normalidad que mi primera reacción sea asociar a provocación o vandalismo el contenido de la exposición, más que a una exposición legal y ortodoxa. Mi reacción apenas ha durado un segundo, antes de recordar que estas manifestaciones aún están permitidas, pero me he sorprendido a mi mismo reflexionando sobre lo peligroso de acostumbrarse a la normalidad de ‘aceptar y callar’ en que estamos entrando.

Una normalidad en la que paulatina e inconscientemente aceptamos la libertad de expresión como un acto de rebeldía y no como un engranaje más de una sociedad libre. Una mecánica de pensamiento muy propia de la época preconstitucional, muy dada a pensar «uy, una reivindicación pública… ese artista se está buscando un problema».

Según reza la dirección de la galería Babel:

“Reformas” muestra la soledad del ciudadano y el aterrador abismo que le separa de sus gobiernos. Cantabella (Murcia, 1977), dibuja en estas singulares obras una fábula para mostrar que los ciudadanos quedamos ajenos a la elaboración de las leyes promulgadas por los estados. Se hace eco de la opinión generalizada que tenemos en España de que las leyes suelen encubrir intereses individuales y de grupos de presión y de poder.

La exposición se puede ver en Murcia y alrededores hasta el 31 de enero.

Vive

cascanueces

Experimenta. Sueña. Arriésgate. Cierra los ojos y salta. Disfruta de la caída libre. Elige lo mágico sobre lo predecible. Elige el potencial sobre la seguridad. Despierta con la magia de la vida cotidiana. Haz amigos con tu misma intuición. Confía en tu instinto. Descubre la belleza de la incertidumbre. Conócete a tí mismo por completo antes de hacer promesas. Comete millones de errores para que puedas saber lo que realmente necesitas. Aprende a saber cuándo retener y cuándo soltar. Ama incondicionalmente, de vez en cuando y sin reservas. Busca el conocimiento. Ábrete a las posibilidades. Mantén tu corazón abierto, tu cabeza alta y tu espíritu libre. Abraza la oscuridad con tu luz. Equivócate de vez en cuando y no te avergüences de admitirlo. Despierta a la brillantez en los momentos ordinarios. Cuenta la verdad sobre tí mismo sin importar lo que suponga. Sé el dueño de tu realidad sin excusas. Vé la bondad en el mundo. Sé valiente. Sé feroz. Sé agradecido. Sé salvaje, loco y gloriosamente libre. Sé tu. Vé ahora, y vive.

Visto en Internet

Quién sabe mañana

manananose

Encontrar un cartel así por la calle como mínimo obliga a pensar y a reflexionar a un ser sensible al significado de las cosas, y la suerte de haber llevado mi cámara encima me permite contarlo de una manera más gráfica.

Resulta curioso con todo lo que solemos algunas personas analizar la vida y reflexionar sobre ella, frecuentemente acabamos funcionando a base de estímulos. Es difícil ser constante y trabajar sólo con la propia energía y voluntad, necesitamos recordar por qué hacemos lo que hacemos y pensamos lo que pensamos. Un cartel así es un estímulo más para recordar cosas básicas, y eso es lo que he dicho: un estímulo para provocar reflexión, para provocar movimiento.

Me ha gustado encontrar ese cartel porque es cierto que a veces olvidamos que el mañana es pura invención, y preocuparse o querer saber al respecto, supone gastar energías en una ficción constante, puesto que lo único que es real es este momento, y no mañana, que no existe ni existirá. Aunque mañana… no sé.

Entresijos de la enfermería

enfermeria
Cada cierto tiempo, el trabajo fotográfico es divertido y didáctico. Hoy, los entresijos de la profesión de enfermería. Electrocardiogramas, extracciones, tensiómetros y un recorrido por la asistencia en enfermería. Incluso en un día gris y semilluvioso resulta más reconfortante y ameno un reportaje en un centro de salud que fotografiar políticos. Políticos a los que, por cierto, no les interesa lo más mínimo el servicio sanitario del que estoy hablando. Un mismo trabajo, dos caras de una moneda.

Gajes del oficio I: el disperso de la foto de grupo

Psst, psst… ¿pueden dejar de hablar entre ustedes y mirarme a mí sólamente durante dos o tres segundos?. Ya han hecho lo más difícil, que es ponerse en formación para posar. Sólo tienen que mirarme dos segundos seguidos mientras disparo. Cuando me vaya pueden seguir hablando entre ustedes en la sala de los puros.

Sólo estoy pidiendo tu atención durante tres segundos de tu vida. Por favor, si estás posando en grupo para mí, ¿no puedes dejar la charleta durante los dos segundos en los que te hago una ráfaga de disparos?. Ganas me dan de usar y enviar la foto en la que sales mirando a quién sabe donde con mueca ridícula.

Abstracción

abstraccion
Tener que estar alerta a todo con la cámara en la mano en ocasiones conduce a obtener imágenes poco útiles pero bastante curiosas que incluso en ocasiones invitan a la reflexión. ¿Quién no echa de menos su época de estudiante?.