Canciones con las que me he obsesionado en el último año

Tenía pensado escribir esta entrada en los últimos días de 2019, y al final, unos meses después, ha acabado siendo el revulsivo que saque este blog del letargo en el que se encontraba sumido desde hacía tiempo.

Todos los años descubro nueva música a través de grupos que se convierten en habituales de mis listas de reproducción o canciones que, aunque de manera individual, se cuelan en mi música por derecho propio. Ya escribí en anteriores ocasiones sobre la música que descubrí en 2018, o una del mismo tipo en 2011, entre otras muchas ocasiones en las que he escrito sobre descubrimientos musicales.

En esta ocasión, he querido centrarme sobre todo en algunas canciones individuales que, más allá de considerarse nuevos descubrimientos, se han convertido en «pequeñas obesiones» que durante períodos de tiempo he escuchado de manera recurrente. De manera casual, han despuntado cuatro canciones, que representan por sí mismas las etapas vividas en los últimos cuatro intensos trimestres de mi vida.

Julian Casablancas + The Voidz – Dare I Care

Una de las canciones que escuché con más insistencia en el año pasado fue este poliédrico tema de 6 minutos firmado por Julian Casablancas y The Voidz, que además supone uno de los temas más icónicos de la nueva etapa vital que comencé en la primavera de ese año.

Fuel Fandango – Salvaje

Fuel Fandango es un grupo al que nunca me había acercado hasta que descubrí este enérgico tema que salpicó muchos momentos del pasado verano.

L’Arpeggiata & Christina Pluhar – Haendel Goes Wild

El otoño marcó el inicio de lo que se puede llamar una nueva etapa dentro de otra nueva etapa ya presente, y mi cerebro adoptó este tema como la banda sonora que la iba a representar. Sus variaciones, ritmos, etapas y momentos parecen narrar cómo fue de principio a fin el último trimestre de 2019 en mi vida.

Vitamin C – CAN

Ya en un nuevo año, apenas recién descubierta en la última semana, y dentro del contexto casi de ciencia ficción que está viviendo el mundo, y de manera particular España, donde vivo, esta canción se ha convertido en uno de los títulos más de relieve en la banda sonora de mis días de encierro forzoso, tranquilo y concentrado, pero aislado lejos de muchas cosas que anhelo.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.