Conversación imaginaria

No hay escapatoria. No se puede ser un vagabundo y un artista, y aún así ser un ciudadano sólido, un hombre sano y honrado. Quieres emborracharte, así que tienes que aceptar la resaca. Dices sí a la luz del sol y a la pura fantasía, así que también tienes que decir sí a la inmundicia y la náusea. Todo está dentro de ti: el oro y el barro, la felicidad y el dolor, la risa de la infancia y la aprehensión a la muerte. Decir que sí a todo y no eludir nada, no trates de mentirte. No eres un ciudadano sólido, no eres un griego, no eres armónico ni el dueño de tí mismo; eres un pájaro en la tormenta. ¡Deja que truene!. ¡Deja que te arrastre!. ¿Cuánto te has engañado?. Una y mil veces, incluso en tus poemas y libros, en los que has jugado a ser el hombre armonioso, el sabio, el feliz, el hombre iluminado. De la misma manera, los hombres que lucharon en la guerra jugaron a ser héroes, mientras que sus intestinos se estremecían. Dios mío, ¡qué pobre mono!, un espadachín en el espejo.

Traducción libre de un texto del tumblr de Suzywire.

Previous Post Next Post

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.