La fauna del asfalto (I) – El lento

A punto de cumplir dos años con el carnet de conducir, acabo de recordar que desde no hace mucho tiempo mantengo una lista de especies de la fauna del asfalto que se repiten con relativa frecuencia. Dicha lista carece de rigor taxonómico pero os puedo asegurar que la etología de los indivíduos de cada especie permanece constante como un instinto fuertemente arraigado.

Como he sacado una vasta cantidad de conclusiones científicas, me voy a permitir ofrecer el resultado de mis trabajos de campo en varias entregas. Hoy vamos a hablar del lento.

El lento (Huevonazus desesperantis), se divide en varias razas:

Huevonazus desesperantis tocapelotae es la variante que te saca de tus casillas durante cientos de metros obligándote a ir en segunda por una travesía despejada hasta que finalmente llegáis a un semáforo y él se lo salta en ámbar dejándote a tí en rojo (estremecedor, se repite el 90% de las veces). Esto se debe gracias a que su cerebro posee una glándula hiperdesarrollada que es capaz de detectar la velocidad del vehículo posterior y los ciclos de las luces de los semáforos, calculando su propia velocidad con una precisión matemática para que siempre te quedes en rojo y él pase en ámbar.

Huevonazus desesperantis imprevistus es la variante que habitualmente circula a una velocidad anormalmente reducida durante cientos de metros hasta que (y todo esto en apenas el lapso de un segundo) frena en seco, pone el intermitente, gira sus ruedas y entra en una calle adyacente. Normalmente se tiende a creer que son personas que no conocen la zona y encuentran “de repente” el sitio que buscaban, pero mis estudios han demostrado que debido a su desmesurada frecuencia pertenecen, como estamos comentando, a una raza derivada del Huevonazus desesperantis, con unas pautas de comportamiento muy concretas y estrictas.

Huevonazus desesperantis aparcantis es la variante más inofensiva, aunque no por ello menos irritante. Su aspecto puede ser muy variable, desde novatos, niños de papá y abuelos hasta ejemplares de garrulo enfermos de yocontroloitis. Pretenden entrar en sitios imposibles o aparcar de morro en aparcamientos subterráneos por poner dos ejemplos, y generalmente utilizan innumerables maniobras que te mantienen eternos minutos en punto muerto esperando.

Y ésta ha sido la primera entrega (que ya está bien). Ningun lento ha sufrido daños durante la realización de estos experimentos, realizados todos al amparo de la legislación actual de la Dirección General de Tráfico española.

Moraleja: no corráis (ellos no pueden conducir por tí, y todo eso), ¡pero tampoco vayas rozando los 0 km/h!.

4 comments On La fauna del asfalto (I) – El lento

  • Buenas,

    Lo primero felicitarte por el diseño de la web. Sigo sin ser partidario de las webs oscuras, pero reconozco que está currada y equilibrada de colores, aunque creo que no son los mejores colores para una web.

    Y ahora solo quería decir que corroboro cada uno de los casos que comentas (llevo casi 8 años de carnet y muchos miles de Km a mi espalda).

    Eso si, tengo que destacar uno por encima de los damás. El <em>Huevonazus desesperantis tocapelotae</em>. Es el peor de todos. Es increible la verdad. Se lo vé de lejos y piensas… se lo salta en ambar, se lo salta en ambar, se lo salta en ambar (esto durante 300 m)….. y justo, se lo salta en ambar y tu o te lo saltas ya en rojo, o te lo comes con papas.

    Ufffff, no sigas con el tema que me enciendo!! :p

  • Jajajaja, los sufro en silencio a diario.
    Cuando llegues a mi especie haz el favor de no ponerme de ejemplo :-P.
    Que te veo venir..

  • @Vallekano: siempre digo que voy a cambiar eso, pero es que el negro forma parte de mí :)

    @Zarem: vuesa merced no se preocupe, su derecho al honor quedará intacto :p

    Va a ser que todos sufrimos esto en silencio, como las hemorroides…

  • Espero no convertirme nunca en alguno de estos ejemplares.

Dejar una respuesta:

Tu dirección de correo no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pie del sitio