Linux en un Toshiba Satellite 220CS

toshiba

Hace unos días llegó a mis manos un portátil bastante viejo, que se me entregó como quien entrega a su hijo a Lourdes. Se trataba de un Toshiba Satellite 220CS que tenía en sus tripas un Pentium 133 y 16MB de memoria RAM, y no tenía ni unidad de cdrom ni ningún dispositivo de red (ni tarjeta de red, ni módem, ni ouija, nada…). Sea lo que sea que se le quisiera meter, tenía que ser a través de disketes, puesto que el único puerto USB que tenía no servía como arranque.

Parecía un bicho sin remedio (a ver el guapo que pasa a disketes el Windows 95) al que sólo se le podía instalar el empolvado ms-dos, que, con suerte, es lo único que tenemos en disketes. Pese a ser un trasto con un pie en la basura y otro en la mesa y que ni siquiera es mío propiamente dicho, estos dos últimos días he disfrutado de mi particular maratón friki: instalarle Linux.

Instalarle Linux habría sido la mitad de difícil si no hubieran existido estos factores:

  • Los discos de arranque de Slackware me daban un fallo de segmentación antes de acabar de arrancar, y tampoco estoy seguro de que se hubiera podido instalar un sistema base sólo con disketes.
  • Los discos de arranque de Debian Sarge, tenían soporte USB y podía acceder a mi pendrive pero al copiar cualquier cosa del mismo al disco duro me daba un bonito kernel panic (algo de la sincronización).
  • Aún no sabía cómo partir archivos para pasarlos en disketes, me tiré dos horas intentando hacer volúmenes con tar, y al final aprendí que los comandos split y cat hacen maravillas.

Por una vez voy a cantar alabanzas hacia Debian, ya que después de mucho haber buscado, parece la única distribución que puede instalar un sistema base, todo lo demás eran distribuciones de diskete o dos disketes que se arrancaban al estilo Knoppix pero sólo una de las que encontré (BGLinux) tenía soporte usb-storage (para copiar una instalación del pendrive al disco duro) pero me daba un kernel panic al copiar archivos desde el pendrive.

Una vez que descubrí que podía instalar toda una Debian sólo con disketes, preparé con mucha paciencia 28 disketes (1xboot+1xroot+6xdrivers+20xbase) y pude instalar una Woody que gastaba el kernel 2.2 (las demás no funcionaban).

¡Yuju! Ya tengo una Debian instalada, la primera vez que veo un sistema instalado en el disco duro, pero a pesar de tener los módulos usb–storage y usb-ohci cargados, no podía usar mi pendrive. La solución era instalar el kernel 2.4, pero el paquete .deb ocupaba unos 6MB y tenía que partirlo pues la única vía de conexión del disco duro con el mundo aún era la disketera. Como he dicho antes, me tiré dos horas intentando aprender a crear y recomponer volúmenes con tar, pero me quedé atrancado en lo último, así que investigando, descubrí el comando split, que era para partir archivos. Nada excesivamente complicado de no ser porque luego no sabía cómo volverlos a juntar; el comando join me confundió, y no paraba de buscar algún comando tipo “unsplit”; finalmente la solución fue usar nada menos que el conocido cat. Y como nota mental para que no se me olvide jamás de los jamases:

Para partir “archivo” en trozos de 1.3Mb y crear pequeños archivos “trozoa”, “trozob”, etc…

$ split -C 1300k archivo trozo

Y para volver a unir esos trozos y regenerar “archivo”:

$ cat trozo* > archivo

Una vez que recompuse el paquete del kernel y lo instalé, ya funcionaba perfectamente el pendrive y la cosa se puso mucho más fácil, atrás quedaron los numerosísimos viajes al pc de mi hermana (el único con disketera en mi casa) a copiar archivos. El resto del tiempo los pasé instalando buenos paquetes de programas para la consola como Midnight Commander, Bastet, Cmatrix, etc…

Pero finalmente, ante la posibilidad de pasar archivos bastante grandes en mi pendrive de 128MB, decidí probar las X, aunque sólo fuera para ver lo lentas que irían en este dinosaurio, pero finalmente las probé, y… no iban tan lentas como pensaba, así que instalé Fluxbox y xdm. La verdad es que fluidas fluidas no van, pero se puede trabajar más o menos. Sorprendente lo que se puede hacer con Linux y lo que se puede aprovechar una máquina con mi sistema operativo favorito.

Desde luego este ordenador no valdrá para trabajar hoy día, ni para conectar a Internet, pero la experiencia que me da trastear con cualquier cacharro no tiene precio.

11 comments On Linux en un Toshiba Satellite 220CS

  • Ole mi niño! Y para que veas me he leido todas tus aventuras y desventuras… Aunque entenderlas es otro cantar :-P.Por cierto lo que me he reido imaginandote disfrutando como un enano! :-).

  • Sin duda una tarea, pero seguro que también bastante gratificante. Siempre he pensado que el software nos obliga a cambiar de hardware y la mayoría de las veces para seguir haciendo las mismas tareas.

  • Te animo a que cuando tengas ganas de hacer otra frikada, le metas Gentoo! xD

  • Elfo mi primera opción era indudablemente Gentoo, pero usando sólo disketes y sin red era casi imposible, además un P133 tiene que compilar que se las pela :p

    Gracias a los demás por los comentarios, habrá más posts frikis, sin duda xD

  • No ta mal ese nuevo look… no señor
    Sin duda que fue apasionante ese viaje por ese viejo Toshiba, por los kerneles infinitos… jijiji
    Un abrazo figura

  • Oye, Membris, yo tengo en casa un portatil que es un pentium 166 con 64Mb de ram, y si no recuerdo mal para instalarle el Windows 98 lo hicimos con un cable de impresora. <br />
    No me acuerdo muy bien como lo hicimos, pero imagino que se podria hacer lo mismo para instalar linux, no?

  • Poderse se podía, siguiendo este manual: <a href="http://www.faqs.org/docs/Linux-H... rel="nofollow">http://www.faqs.org/docs/Li…&l... pero lo v&amp;iacute complicadillo y adem&amp;aacute;s no ten&amp;iacute;a ning&amp;uacute;n cable a mano…

  • Y a mi de que me suena ese portatil?? XD

  • Solamente una pregunta. Con los 28 disketes de la instalación básica de Woody, ¿recuerdas cuanto disco duro necesitaba?

    Es que tengo en casa un 486 con 24 Mb de RAM. Ahora mismo tiene una TinyLinux (http://tiny.seul.org/es/), pero no termino de encontrarme cómodo con ella, quizá por estar demasiado acostumbrado a Debian.

    Me he planteado “debianizar” el 486, pero mi principal problema es el disco duro. Y es que solamente tengo 200 repartidos en dos discos (160 + 40).

    No se si lo recordarás, porque veo que ha pasado mucho tiempo. De todas formas, muchas gracias.

  • Buenas

    Yo también instalé un Debian en un 220CS: hice la instalación en un portátil actual, con su DVD, etc, y luego trasladé el disco duro al 220CS. En fin, una solución hardware, no tan fina ni elaborada pero que resultó muy bien y muy rápida. También vale para Windows.

    Lo que es cierto es que verlo funcionando en estas “viejas glorias” es fantástico. Y va muy bien, de hecho arranqué servicios de SMTP, MRTG, y no me acuerdo qué mas.

Dejar una respuesta:

Tu dirección de correo no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pie del sitio