flowercilla

Pensar fuera de la caja es una traducción literal de la expresión en inglés “think out the box”, que es una metáfora que significa pensar diferente, de manera no convencional o desde una nueva perspectiva. Y este post trata de precisamente de las inspiraciones más importantes que he encontrado al respecto durante el último año. No obstante, los últimos doce meses, por alguna razón, han sido enormemente fructíferos para mí a nivel de lecturas, recopilación de ideas y descubrimientos audiovisuales, y que creo que merecía mucho la pena expresar los que me han parecido más importantes.

Continuar

Por estas fechas hará unos dos años que decidí dar el salto entre los libros de papel y los libros electrónicos. De alguna manera era cuestión de tiempo, teniendo en cuenta las ventajas que me ofrece, y lo que adoro la lectura. Aunque soy una persona profundamente hedonista, en este terreno no soy de esos puristas que no quieren renunciar al papel porque huele bien y da gustito tocar las páginas. Mi único impedimento era “tener otro aparato más” y la huella ecológica que pudiera tener mi cambio de hábitos.

Finalmente me deshice de esos impedimentos porque ambos son relativos a la cantidad de libros que se tiene el hábito de leer, y curiosamente el mayor problema que he tenido (y quizás el único) ha sido más bien el sufrimiento al que somete la enfermiza e hiper-controladora industria de gestión de derechos a quien pretenda ser un usuario legal pero no esté dispuesto a los abusos a los que debe someterse para “legalizar” su calidad de usuario. Sobre este tema hablé bastante en varias ocasiones (Mi aventura con el libro electrónico – primera parte, segunda parte, y tercera parte) explicando el via crucis.

Dejando aparte el sabor amargo del intento frustrado de ser un lector legal a ojos de la industria, el salto al libro electrónico solo me ha traído satisfacciones y novedades interesantes con respecto a los libros en papel:

Continuar

Usando Grease Pencil para estudiar los arcos de movimiento en animación

Su nombre es Grease Pencil y es una característica de Blender que permite dibujar directamente sobre la escena. A pesar del título que he elegido para escribir esta nota, esta no es una función ni mucho menos nueva, ya que existe desde la versión 2.48, que vio la luz en 2008, pero esta capacidad, que además ha sido mejorada con los años (animable, multicapa, etc.) definitivamente me ha terminado de enamorar.

Al principio no le prestaba mucha atención, veía que se usaba mucho en tutoriales para hacer anotaciones explicativas in situ, pero nunca lo he considerado como parte relevante de mi flujo de trabajo.

¿Por qué me ha terminado de enamorar? Cuando decidí sumergirme en el mundo de la animación, todo cambió. Blender ya me parecía fantástico por entonces, pero con los ojos de un animador se deja querer aún más, y el grease pencil es una de las características culpables ello. Ahora uso el grease pencil intensivamente. Puedo marcar partes de la escena para estudiar y corregir los arcos de movimiento, como en la imagen. Puedo pintar sobre una videoreferencia para planificar las poses clave con independencia del fotograma, ya que es animable. Y por supuesto, el ser animable también lo hace perfecto para hacer storyboards animados y planificar secuencias antes de comenzar a modelar.

Esto me recuerda que tengo pendiente un futuro artículo sobre las herramientas que ofrece Blender para el animador y de qué manera las integro en mi flujo de trabajo. El grease pencil es una herramienta que ahora, para mí, es totalmente imprescindible, y si además se usa con una tableta gráfica, es aún más excitante.

Yo soy un gran consumidor de radio, tanto musical como de programas de otro tipo, y sin embargo, sólamente sintonizo la FM cuando voy en coche, casi todo mi consumo es via Internet. Con el paso del tiempo he ido seleccionando cuáles son mis radios preferidas y he aprendido a escucharlas con mi reproductor de música en casi todos los casos, pues me molesta que me obliguen a tener abierta una página web para poder escuchar la radio. Esa es el motivo por el que con mi radio favorita, Radio 3, solamente me bajo en MP3 los programas para escucharlos localmente, y casi nunca la escucho en directo por la web.

Aparte del caso de Radio 3, que es la única radio “FM” española que escucho aparte de Rock FM, Internet me ha dado la oportunidad de conocer muchas radios online.

Continuar

Pos eso

Fotograma de la película

Lo diré sin rodeos: Pos eso es probablemente la mejor película que he visto este año. Es una película de humor abiertamente española (estética y culturalmente) y no por ello es casposa o zafia; digamos que está más cerca de Airbag que de Torrente. Además es una película de animación que muestra sin tapujos el gran talento que hay en España, y lo mejor de todo es que lo hace huyendo del mainstream y de la estética Disney que domina hoy día casi todos los tópicos estéticos y clichés de la animación, sin desmerecer a Disney, que conste. La película está muy bien definida en su web oficial:

Es una comedia de acción satánica en plastilina. Posesiones, exorcismos, poltergeist, brujería, sangre y flamenco, son los ingredientes de esta comedia, que rinde homenaje por igual a todas las películas de terror relacionadas con el diablo y a todas las de Berlanga, en riguroso plastianimation.

Está contada con originalidad, sin pretensiones de reventar IMDB, pero rebosante de creatividad y calidad narrativa. Ahora que me encuentro totalmente inmerso en el mundo de la creación 3D y la animación, me asombra imaginar todo el esfuerzo y el talento que hay puesto en la película, y me aterra pensar cómo la han sacado adelante con unos ridículos 1.2 millones de euros de presupuesto.

La parte triste de la historia es que solo supe de la existencia de esta película en Internet. Y es que tuvo una promoción y distribución pésimas. Lo primero es evidente, y lo segundo se puede conocer gracias a una entrevista a su director, de la que extraigo:

” /../ Se murió a nivel nacional porque el estreno fue un desastre y se ha muerto a nivel internacional porque el encargado de las ventas internacionales pasa totalmente. Mi única esperanza es que alguien la piratee y que la gente la pueda ver, que el pirateo salve mi película, porque nadie se ha enterado que mi película se ha estrenado, es muy triste”

Y doy fe porque en su momento no pude verla en el cine, y al menos gracias a Internet he tenido la suerte de poder acceder a ella. Si aceptaran donaciones, yo mismo pagaría el precio de una entrada de cine directamente a los creadores.

A lo largo de los años que llevo buceando en esto de la blogosfera (¡qué anticuada parece ya esa palabra! ¿No?) he ido tejiendo una lista de blogs favoritos que siempre sigo con regularidad gracias a mi lector RSS de turno (actualmente Feedly).

Todos los que decido añadir a mi lector me despiertan interés, pero un cierto número de autores, puedo decir, que además de proporcionarme información y entretenimiento, me inspiran. Más allá de lo meramente interesante de sus contenidos, lo hacen por su manera de enfocar las cosas, y por su manera de vivir y de pensar. Sin ningún orden en particular, os cuento quiénes son algunas de las personas que más me influyen en la red hoy día.

Continuar

Hace varios meses que la convergencia de varias inquietudes me llevó a iniciarme en la aventura de cultivar alimentos. De momento es como lo he llamado: cultivar alimentos, y no agricultura o autosuficiencia (ya me gustaría) como manera de simplificarlo, ya que es simplemente una pequeña aventura de aprendizaje, más que un cambio en el modo de vida, aunque ¡nunca se sabe!

Los pequeños brotes protagonistas de la foto son futuras plantas de zanahoria nantesa (Daucus carota) que, junto con el perejil común (Petroselinum crispum), los puerros (Allium ampeloprasum) y la lechuga cuatro estaciones (Lactuca sativa) completan las especies que he decidido cultivar para esta temporada de otoño. Las plantitas de zanahoria que apenas todavía muestran los cotiledones, apenas tienen un par de días de vida, y casi a continuación, simultáneamente, ha comenzado a nacer el perejil y los primeros brotes de puerros, que los he plantado con mucho retraso y espero que la especial climatología murciana juegue a mi favor.

Y titulo a este pequeño relato “La alegría de cultivar” porque realmente, aparte del valor del aprendizaje y la experimentación, es una actividad que aporta calma, como un omeprazol natural para la mente ulcerosa y siempre apresurada de la vida moderna; porque hace recuperar sensaciones extrañas y reconfortantes de la niñez, como cuando me sorprendo todas las mañanas asomándome a la terraza, a comprobar si han salido ya los primeros brotes, si han crecido nuevas plantas, o si han asomado ya el segundo par de hojas.

Últimamente he andado bastante ocupado tratando de avanzar en mi aprendizaje en el terreno de la animación. Este aprendizaje me mantiene algo inactivo de proyectos nuevos con Blender, pero pronto me permitirá abrir un abanico nuevo de posibilidades a mi instinto creativo.

Si hace unos meses estuve practicando los principios más básicos de la animación con personajes simples y básicos en ejercicios como la pequeña pantomima que hice con una lámpara, los últimos tres meses los he gastado estudiando mecánica del cuerpo (o body mechanics, que a los animadores les encanta la terminología anglosajona) en tres ejercicios finalizados que he reunido con mimo en este vídeo.

Alchemy

Un experimento rápido con la aplicación Alchemy

Alchemy es una aplicación cuanto menos curiosa, que se me hace difícil de definir. Es una herramienta para creativos, que puede ayudar a superar el bloqueo creativo y dificultades como el síndrome de la página en blanco. Lo descubrí leyendo a Gleb Alexandrov, y sin duda él lo explica francamente bien en este artículo de su web, en el que pone en práctica diferentes maneras de usar la aplicación.

Lo bueno de esta aplicación, para mí, es que como buen software de código abierto, es multiplataforma, y ofrece una versión nativa para Linux (además de otras para OSX y Windows).

Me resulta hipnótico e inspirador recorrer sus múltiples herramientas alternativas de dibujo, e improvisar trazos sobre la superficie blanca que dispone para crear formas y líneas con todo tipo de parámetros.

Sin duda, una nueva aplicación para mi flujo de trabajo creativo.

…Y vengo a recordarte que se acaba el verano. Se terminan los días largos, el bañador y las chanclas, y la temporada de melocotones. Pero comenizan otras tantas cosas buenas, como el fresquito nocturno, los nuevos desafíos y la temporada de las peras. Vamos, coge aire, y ¡sonríe!