Un hurón en casa, parte 3 – Cuidados, bienestar y precauciones


En este tercer artículo sobre hurones domésticos, dejando atrás todos los preámbulos de la adopción y preparación, quiero centrarme en los aspectos del día a día tales como los cuidados rutinarios como las tareas diarias, el programa de vacunación, las precauciones habituales, etc.

Cuidados rutinarios del entorno

Quiero condensar en este apartado todas las acciones que vamos a tener en cuenta de manera cotidiana en el entorno en que viva el pequeñ hurón.

Limpieza de pelo en el hogar de ambos

En mi experiencia, un hurón deja muchísimo menos pelo que un gato y bastante menos que un perro, pero aun así lo hace. En mi caso, solo necesito hacer una limpieza diaria durante las dos mudas que hace al año, que duran más o menos unos 15 días (esto varía de un hurón a otro). Por tanto, si bien no es la tarea más importante, normalmente querremos limpiar de pelo el sofá, el suelo y otras partes del hogar de ambos, y digo ambos porque hablo tanto de elementos como el sofá pero también la ropa de cama de nuestro pequeño como sus madrigueras y hamacas.

Limpieza diaria de su bandeja higiénica o “WC”

Independientemente de dónde haga sus deposiciones, es importante mantener ese entorno limpio con regularidad, y en mi opinión eso supone como mínimo una vez al día, y de manera ideal, dos veces al día o más, sobre todo si se tienen varios hurones. Esto es porque el tracto digestivo del hurón es muy corto, y realiza muchas digestiones y deposiciones al día, por lo que es fácil que se puedan acumular demasiadas si se deja pasar demasiado tiempo. No cumplir esta rutina, además de provocar un problema de higiene, también puede conllevar que, al estar demasiado sucio, elija un nuevo sitio inadecuado para seguir haciendo sus cosas. Mi rutina particular es limpiar su “WC” por la mañana y antes de acostarme.

Cuidados rutinarios del hurón

En este apartado quiero resumir los cuidados más básicos que un hurón necesita de manera cotidiana.

Corte de uñas

Este es uno de los cuidados ineludibles que necesita un hurón. En realidad, sus uñas no están demasiado afiladas, pero si se dejan crecer demasiado pueden astillarse y quedar enganchadas con tejidos, además de provocar dolor. Es algo que normalmente se suele hacer cada 15 días, pero a cada hurón le crecen a distinta velocidad así que lo mejor es vigilar. Este vídeo de Huronlife lo explica muy bien, recomiendo leer también la descripción. Básicamente, hay que realizarlo con unas tijeras adecuadas, cortando en la dirección correcta, y llevando mucho cuidado de no cortar la vena que atraviesa la uña por dentro.

Limpieza de oídos

Esta es otra tarea que se debe realizar con relativa frecuencia. Como en el caso de las uñas, esa frecuencia varía y depende de distintos factores, y también es importante hacerlo con mucho cuidado pues la parte interna del oído es muy delicado. Esto es importante no solo por higiene, sino como manera de prevenir la aparición de parásitos que provoquen mayores problemas como la otitis.

Hábitos pasivos de prevención

Observar diariamente sus excrementos

Sus excrementos son uno de los mejores indicadores del estado de salud. La forma, color, textura y tamaño nos da muchas pistas sobre una posible enfermedad, una alimentación inadecuada, y un sinfín de situaciones. Por lo tanto, merece la pena adoptar el hábito de “vigilar” sus cacas.

Observar diariamente su comportamiento

El comportamiento del hurón podría ser, junto con sus excrementos, el otro mayor indicador del estado de salud o la posible presencia de algún tipo de problema. Dado que no existe un patrón exacto de comportamiento para cada hurón, quien mejor debe conocerlo es quien lo cuida, para así detectar fácilmente cualquier cambio repentino en el comportamiento habitual como una letargia anormal, mayor frecuencia de picores, “desaprendizaje” de hábitos, agresividad, etc.

Cuidados veterinarios

Vacunas anuales

Los hurones tienen un programa de vacunación al igual que gatos y perros, y es muy importante seguirlo de manera estricta. La única vacuna totalmente imprescindible es la del moquillo, que se administra en varias dosis la primera vez, y a partir de entonces se administra una vez al año. La vacuna de la rabia no es estrictamente imprescindible, pero deberás realizarla anualmente si vives en una comunidad autónoma o país en que sea obligatorio (como es mi caso).

Control del celo

El celo en hurones es un tema muy extenso y, salvo que queramos criar (cosa que no recomiendo, con la cada vez mayor cantidad de hurones sin hogar que existen). En otros animales domésticos puede ser algo opcional, pero en un hurón existen numerosos motivos por los que es fundamental la castración (a la edad adecuada). Uno de ellos es que el celo de los hurones, que es estacional, una vez que aparece con los primeros calores de la primavera, solamente desparece con la cópula o la llegada del otoño, de modo que si esto no se produce, la prolongación del estado de celo durante tanto tiempo puede provocar síntomas a largo y no tan largo plazo como estrés, agresividad o pérdida de pelo, y en el caso de las hembras incluso puede llegar a provocar la muerte si se produce una anemia aplásica. Cada hurón manifiesta el celo con mayor o menor intensidad de síntomas, unos maś llevaderos y otros menos, pero la conclusión está clara, salvo que sea nuestra intención reproducirlos, es muy importante que estén castrados, ya sea quirúrgica o químicamente, sobre todo en el caso de las hembras.

Desparasitación

Al igual que en perros y gatos, el hurón necesita una desparasitación intentar y externa periódica, que puede realizarse por distintos métodos en los que no me quiero extender ahora. La frecuencia puede variar, pero aconsejaría desde una frecuencia mínima de 1 mes, hasta una máxima de 3 meses, pero como en el caso del cuidado de las uñas y las orejas, la mejor forma de elegir la frecuencia es la continua observación. El pequeño peludo lo agradecerá.

Bienestar psicológico

Estimulación

Los hurones son animales muy sociales y su comportamiento gregario se debe entender como una necesidad básica a nivel psicológico. Si solo existe un hurón, se tiene la responsabilidad de pasar todo el tiempo posible con él, jugando y estimulándolo, pero también con la mera compañía. Si el hurón tiene compañeros, estará más activo y estimulado pero eso no significa que nos podamos desentender.

Ellos son extremadamente curiosos, pero también se aburren fácilmente, por tanto tendrá que tener una cantidad de juguetes a su disposición, diferentes entornos que pueden ir cambiando de configuración, elementos nuevos, diferentes actividades, etc.

Descanso

Los hurones deben tener varias opciones de descanso, que elegirán según el momento y las preferencias. Dentro de su casa puede tener una hamaca, una madriguera y/o una cama. Tenemos que observar qué tal se adapta y si se siente cómodo, por si es necesario realizar algún cambio o adaptación.

Cuidados opcionales

Gestión del olor

Este es uno de los temas en los que probablemente mayor desinformación existe, pero da igual lo que leas, el olor característico de un hurón jamás desaparecerá, y la extirpación de las glándulas perianales, aparte de no ser efectiva (pues las glándulas que producen el olor están repartidas por toda la piel) es muy peligrosa y les deja sin lubricación rectal pudiendo provocar problemas a largo plazo como prolapsos. Solo puedo afirmar que un hurón castrado (química o quirúrgicamente) mostrará un olor mucho menos intenso, y que el estado de celo multiplica bastante la intensidad del olor, sobre todo en machos.

No es estrictamente necesario bañarlos, son animales muy limpios que tienen una rutina continua de auto-aseo, al igual que los gatos. Los baños pueden ser más o menos útiles para “ayudar” en las mudas bianuales de pelo, pero insisto es que es una práctica totalmente opcional. En cuanto al olor, no es una solución a largo plazo, porque las glándulas de su piel volverán a secretar en poco tiempo su característico olor, sobre todo si se baña con demasiada frecuencia, pues se reseca la piel y se sobreestimula la producción, ya que una de las funciones de estas glándulas es mantener hidratadas las piel y el pelo.

Ahora bien, si aun con la castración queremos maquillar algo más el olor, existen algunos “desodorantes” que se pueden usar de manera periódica. Hay que ser muy precavidos a la hora de comprar uno, e informarse bien de que es apto para hurones. Uno de los pocos que recomendaría es Microdor Body, pero insisto en que esto es algo totalmente opcional, y que no existe ninguna manera en la que un hurón llegue a poseer un olor tan neutro, por ejemplo, como el de un gato.

Limpieza de patas

No es necesario de manera habitual, pero si se manchan las patas accidentalmente al pisar su orina (me remito a lo dicho anteriormente sobre la higiene de su “WC”), o han pisado barro y pueden manchar el sofá, siempre se le pueden lavar cuidadosamente con una toallita de microfibra empapada en agua.

Precauciones

Por último pero no menos importante, las precauciones son algo fundamental a tener en cuenta antes de la llegada del hurón a casa, igual que se haría por ejemplo con la llegada de un hijo. La razón es bien sencilla, los hurones poseen una curiosidad tan extrema, que puede llegar a sobrepasar su propio instinto de supervivencia. Las precauciones y posibles adaptaciones son intuitivas de imaginar si pensamos en un hurón como un niño de 1 año que nunca va a crecer, y esta viñeta de Oso Longaniza lo ilustra muy bien; no hay que obsesionarse, pero tampoco subestimar jamás ningún posible peligro, porque las cosas no pasan hasta que pasan. Este símil puede valer como comodín para imaginar qué tipo de cosas podemos tener en cuenta, pero aquí dejo una pequeña lista de comprobaciones que he elaborado, y que iré actualizando si recuerdo algo importante que falte:

  • Que no tiene acceso a ninguna ventana o hueco por el que acceder al exterior o a alguna zona peligrosa de la casa como un patio trasero, tanto por altura de éstas como porque pueda trepar por algún objeto cercano (una silla o un sillón por ejemplo) para alcanzar la repisa.
  • Que no tenga acceso a ningún lugar demasiado alto desde el que pueda hacerse daño. Los hurones tienen una vista mediocre, pero al tener los ojos menos frontales que otros carnívoros, poseen sobre todo una mala percepción de la profundidad en el espacio, así que no siempre tienen una noción de las distancias y la altura a la hora de saltar
  • Que no tenga acceso a ningún rincón, cavidad o hueco del que no lo podamos rescatar. Como hemos dicho antes, los hurones son muy curiosos, pueden seguir algo que les resulte interesante y no saber volver o quedar atrapados.
  • Nada que puedan volcar y les pueda aplastar o dañar. Por ejemplo una bicicleta apoyada en la pared, un tablero inestable, un jarrón de vidrio grande, etc.
  • Nada que puedan tragar, incluyendo objetos que puedan desprender partículas pequeñas. Debes conocer a tu hurón para conocer si tiene predilección por algo. Kiwi por ejemplo cuida muy bien los textiles, pero le vuelve muy loco el velcro. Pon especial atención a todo lo que pueda morder y sea susceptible de desgarrarse o desprenderse, y pueda tragar involuntariamente. Una obstrucción intestinal es algo MUY serio que casi siempre requiere cirugía urgente.
  • Derivado de lo anterior, que los juguetes, aparte de no contener tóxicos, no se puedan desmembrar en partes pequeñas que puedan tragar accidentalmente. Por ejemplo, por ejemplo algunos muñecos de juguete pueden tener ojos de plástico pegados, que probablemente arrancará el prier día. Hay muchos juguetes diseñados para gatos que les gusta mucho a los hurones, da igual para qué animal está diseñado si al final les gusta, solamente elegimos con precaución y sentido común, y aun así, vigilamos.
  • Cuidado con chimeneas, calefactores u objetos con los que pueda quemarse, no hace falta explicar mucho aquí.
  • Que su lugar de descanso no esté expuesto a corrientes de aire, tanto entre ventanas como un chorro de un aparato de aire acondicionado o calefacción.
  • Que no tenga acceso a alimentos prohibidos. En otra entrada hablaré de alimentación, pero en casi ningún caso, el hurón va a comer de nuestros alimentos, así que, por defecto, no puede tener acceso a ellos. Tenemos que olvidarnos del pensamiento “ellos por instinto ya saben lo que pueden comer”.
  • Es muy fácil pisarlos porque son tan silenciosos como un gato, y además, se desplazan en trayectorias muchas veces impredecibles y es frecuente que se enreden en las piernas al caminar. Mucho más cuidado además si estamos jugando corriendo, porque no es raro que cambien de trayectoria inesperadamente y no seamos capaces de frenar a tiempo para no pisarlo o lastimarlo. Esta es una tira que lo representa con bastante humor.
  • Si el sofá tiene funda o tienen acceso a la cama, es muy probable que les encante meterse por dentro a explorar e incluso a dormir, así que tenemos que mecanizar un nuevo protocolo para todos los días, inspeccionar bultos extraños antes de sentarnos.

Dejar una respuesta:

Tu dirección de correo no será publicada

Pie del sitio