Dejándome empapar a pedales

Ayer al salir del trabajo por la noche (sí, por la noche) me encontré con una típica tormenta de final de verano, con sus truenos, sus relámpagos y toda la parafernalia meteorológica que la acompaña. Se puede decir que mi relación con la lluvia sobre la bici es una mezcla de amor-odio. Por una parte están las salpicaduras, el agobio del chubasquero y la incomodidad de manejar la bicicleta en unas condiciones complicadas. Por otro lado está la sensación de ...

Continúa leyendo

Quién sabe mañana

Encontrar un cartel así por la calle como mínimo obliga a pensar y a reflexionar a un ser sensible al significado de las cosas, y la suerte de haber llevado mi cámara encima me permite contarlo de una manera más gráfica. Resulta curioso con todo lo que solemos algunas personas analizar la vida y reflexionar sobre ella, frecuentemente acabamos funcionando a base de estímulos. Es difícil ser constante y trabajar sólo con la propia energía y voluntad, necesitamos recordar por ...

Continúa leyendo

Mi primera vez con Linux

La foto que acompaña este texto es la foto de un tesoro. Es la simulación del unboxing de la versión en soporte físico del extinto Mandrake Linux 8.1 y es el retrato de mi primer contacto con Linux, el momento que marcó un antes y un después en la forma de relacionarme con un PC. Puede parecer exagerado y tendencioso, pero es así como lo concibo casi doce años después. A pesar de que Linux es gratuito y libre, por ...

Continúa leyendo

Sin frenos

Sin frenos o Premium Rush (David Koepp, 2012) es la película más reciente que he visto. Aparte de las referencias previas que ya tenía, sólo con observar el cartel se intuye que es una película de esas de las que ya se conoce previamente lo que uno puede esperar, una de esas que no importa ver a trozos, una película de sábado por la tarde. Mis primeros sentimientos al comenzar a verla hicieron aflorar mi indignación de sufrido y luchador ...

Continúa leyendo

Palabras (IV)

La miré ansiosamente; pero su cara, de perfil, era inescrutable: con sus mandíbulas apretadas. Respondí con firmeza: —Usted piensa como yo. —¿Y qué es lo que piensa usted? —No sé, tampoco podría responder a esa pregunta. Mejor podría decirle que usted siente como yo. Usted miraba aquella escena como la habría podido mirar yo en su lugar. No sé que piensa y tampoco sé lo que pienso yo, pero sé que piensa como yo. —¿Pero entonces usted no piensa sus ...

Continúa leyendo

Pie del sitio