Aunque la mona se vista de seda…

Como dice el refrán, mona se queda. Aun así ya me apetecía darle un lavado de cara a este blog, aunque funcionalmente no aporte grandes novedades más allá de aumentar el ancho de columna y tamaño en las imágenes, creo que era un cambio necesario.

La ocasión también me ha dado la posibilidad de introducir algunas de las (pocas) cosas que he aprendido o mejorado en este tiempo, como un tímido uso de jQuery o las tipografías incrustadas.

El último rediseño fue en 2008 y además fue el más importante estructuralmente, y tras cinco años se ha convertido en el más longevo hasta la fecha, dejando atrás la primera etapa del blog, en la que casi cambiaba de aspecto cada año, porque no en vano, el rediseño actual es el número diecinueve, y cuenta de ello da el pequeño cementerio de diseños que he ido almacenando en mi cuenta de Flickr.

Inicialmente tenía previsto este rediseño hace un año, coincidiendo con el décimo aniversario, pero como las cosas de palacio van despacio, al final el rediseño va a coincidir con el undécimo aniversario, que será en tres semanas. El diseño desde luego no es perfecto, pero tampoco es lo que pretendo, así que con lo bueno y con lo malo: ¡habemus decimonoveno diseño!

3 comments On Aunque la mona se vista de seda…

Dejar una respuesta:

Tu dirección de correo no será publicada

Pie del sitio