Qué grande eres, Robe

extremoduro

Uno piensa que la tercera vez que presencia un directo de su grupo favorito las impresiones son menos abrumadoras, la ilusión más suave y la adrenalina más calmada, pero nada hubo anoche más lejos de la realidad.

Yo me encontraba a un lado del foso con mi cámara en la mano junto al resto de fotógrafos, esperando para entrar a la tercera y cuarta canción (las únicas que permitieron a la prensa), pero Roberto Iniesta es único, tiene energía, tiene carisma y tiene duende… y no necesitó un sólo segundo, salió al escenario, y me cautivó por tercera vez. Como decía, la impresión fue abrumadora, despertó mi ilusión y disparó mi adrenalina. Así las cosas: Extremoduro para mí siempre es y será grande, muy grande.

5 comments On Qué grande eres, Robe

Dejar una respuesta:

Tu dirección de correo no será publicada

Pie del sitio