Reflexiones en la red (I)

¿Por qué se gasta tanta saliva explicando todos los efectos que tiene Internet en las relaciones (sean del tipo que sean) entre personas, si en realidad Internet sólo refleja cómo somos realmente?. El que la sociedad en la vida real sea tan hipócrita y falsa de moral no puede hacer pensar que Internet esté pervirtiendo este “mundo perfecto” en que vivimos, nada más lejos de la realidad, Internet simplemente muestra, en la mayoría de los casos, a cada persona tal como es o tal como realmente quiere ser, ya que en el anonimato la hipocresía y la moral se hacen innecesarias.

Actualmente pienso que esta nueva sociedad paralela, o sociedad digital como la llaman, que está naciendo a raiz de Internet, es una buena oportunidad para empezar de cero en nuestras relaciones y eliminar muchas lacras que ha tenido la sociedad desde hace mucho tiempo, producto muchas veces de una cultura, educación y religión que en muchos casos ya se considera obsoleta pero que continúa como telón de fondo en nuestro comportamiento.

Y por poner un ejemplo, ¿Por qué en mi caso es más fácil recibir un correo de este tipo:

“Hola, vi en tu pag las plantillas para fondo Nokia que hiciste, por favor explicame paso a paso como ponerlas en mi celular”

que de este tipo?:

“Llegué a tu página buscando información sobre cómo usar el LCD 634 en Linux y me sirvió de mucho ya que los foros de Crystalfontz están en inglés y no me enteré de nada, muchas gracias”

Aunque están basadas en casos reales, las citas son ficticias. Esto demuestra hasta qué punto es de individualista esta sociedad; podría poner casos mil sobre lo cada vez menos humana que es la gente. Volviendo al razonamiento con que comencé esta entrada, Internet simplemente es un espejo de la sociedad.

Por eso mismo desde hace años intento desarrollar (y tan acostumbrados como estamos a ciertos valores, no siempre es fácil) la parte humana que todos tenemos, intento sacar lo poco o mucho de bueno y puro que tenga cada persona, intento saber buscar las cosas que realmente hacen feliz, intento dar ejemplo constantemente con mi actitud de que aún es posible ser humano, simplemente eso: humano, en su más amplio sentido de la palabra. Y me encanta que las personas con las que me cruce a lo largo de mi vida dejen de lado la hipocresía, los prejuicios y la tendencia al “bien-queda” y me hablen abiertamente tanto de lo que les gusta de mí como de lo que no les gusta de mí, que nos ayudemos unos a otros a perfeccionarnos como personas.

En fin, aunque esta entrada la he escrito por algo concreto, su cabida es de lo más amplia, simplemente reivindicar todo lo bueno que cada persona puede tener y que nadie tenga miedo a mostrarlo, hacer todo lo que esté en mi mano para acabar (al menos a mi alrededor) con esta sociedad vacía y artificial que se ha ido forjando sin que nos demos cuenta apenas.

Y todo esto viene a cuento de que ayer me compré una radio FM usb y gracias al esfuerzo de un hombre (o chaval, no lo sé ) puedo disfrutarla en Linux sin ningún problema, así que… ¿qué me costaba enviarle un correo diciéndole lo últil que me había sido su trabajo?. Poniéndome en su lugar, para mí sólo un correo como éste habría sido más importante que mil descargas del programa.

Dejar una respuesta:

Tu dirección de correo no será publicada

Pie del sitio