Parece que fue ayer

Parece que fue ayer y ya hace un año que por estas fechas mi ya reemplazado Pentium 200 acogía con ilusión aquel nuevo sistema operativo que tanto iba a cambiar la vida informática de Membris Khan. Parece mentira cómo un pingüino gordo iba a conseguir reemplazar los cuelgues de windows, las reiniciadas, las restricciones del software propietario y muchas más cosas. La verdad no echo nada de menos a Window$ Millennium desde que en vez de controlarme el ordenador a mí, lo controlo yo a el, con mi ya íntimo amigo: Linux. Espero que sea para toda la vida y que el software libre me acompañe.

Migue me ha puesto un enlace amablemente en su web a quien he enlazado en la sección de webs que me enlazan. Además he añadido el blog de Cindy a mis enlaces.

Dejar una respuesta:

Tu dirección de correo no será publicada

Pie del sitio